Préstamos en cuotas

Los préstamos en cuotas son un producto nuevo en el mercado de préstamos rápidos. Es una alternativa para los que necesitan dinero de inmediato, de manera conveniente, con una diferencia: este préstamo se devuelve en cuotas, no en un monte a la vez. Al contrario de los préstamos rápidos, que normalmente son más bajos y se suelen devolver dentro de los 30 días después de recibirlo y en un monte, los préstamos en cuotas tienen más flexibilidad. En este caso el cliente y la empresa acuerdan un plazo de la devolución, el número de las cuotas y su monte. Es un gran cambio, porque permite pedir préstamos mucho más grandes y facilita la organización del presupuesto para pagarlo.

Los préstamos pequeños normalmente son usados para cubrir un gasto inesperado, como la reparación del auto, un viaje, la consulta médica. Los préstamos en cuotas son un medio escogido por las personas que planifican un gasto más grande, pero su banco por alguna razón no les puede conceder el crédito. El hecho de que la empresa de préstamos no exija tanta documentación, facilita el proceso y lo hace accesible casi para todos.

Por lo general, los préstamos en cuotas son elegidos por las personas que necesitan un monte de dinero, pero no tienen la solvencia que exigen los bancos, o sea, el contrato de trabajo con un sueldo regular.

¿Quién puede ser el cliente?

Aunque las compañías financieras no dificultan mucho el proceso de obtener el préstamo, hay que cumplir con algunos requisitos. El más importante es ser adulto, o sea, tener cumplidos los 18 años de edad. A veces existe la edad límite de tomar un préstamo: a veces son 70 años, a veces 80, dependiendo de la compañía. Eso significa que los jubilados en mayoría de los casos pueden pedir un préstamo.

En el caso de pedir prestamo por internet, hay que tener abierta la cuenta bancaria en algún banco para poder realizar la confirmación de los datos. Esto se hace a través de una pequeña transferencia, del monte de un peso o un poco más, dependiendo de cada compañía. Para saber los detalles, confirma con la empresa de tu preferencia.

En muchos casos, pero no siempre, la compañía financiera quiere que demuestres tu fuente de ganancias, o sea, la empresa en la que estás empleado. A veces se necesita demostrar el sueldo, que para ser aceptado, se suele pedir demostrar la mitad del sueldo mínimo. Sin embargo, este último requisito no siempre es exigido.

El historial crediticio

Una de las diferencias relevantes entre un banco y una compañía financiera es la rigidez con la que tratan el historial crediticio. A veces los bancos rechazan el pedido de la persona con un historial crediticio complicado o que demuestra algunas deudas. Las compañías financieras a menudo aplican otras soluciones para permitir a sus clientes usar sus productos financieros a pesar de tener un historial con deudas no pagadas.
Esto no significa que la empresa de préstamos no tenga la información actual. El proceso habitual de conceder un préstamo requiere verificar la información del historial crediticio. Sin embargo, si tu apellido existe en el registro de los endeudados, no te preocupes. El hecho de tener el historial crediticio malo, no significa que tu pedido será rechazado. Cada situación de los pedidos está analizada de manera individual y pueden existir varias condiciones en las que se concede el préstamo a las personas endeudadas. Para esta pregunta no hay una respuesta concreta, porque cada caso es individualmente analizado por las compañías financieras.

Quiero pedir un préstamo en cuotas

Si deseas pedir un préstamo, primero lo que debes hacer es conocer los productos. La oferta varía dependiendo del monte y de cuántos meses necesitas para devolver el préstamo. Para conocer mejor todos los productos disponibles, usa una comparadora de préstamos, donde podrás ver todo en un lugar con las características más importantes. Cuando ya tomaste la decisión, un click te llevará a la página de la compañía de préstamos, donde tendrás que rellenar un formulario con tus datos personales. Para confirmar la información, será necesario hacer una transferencia a la compañía con el fin de verificar si los datos que pusiste en el formulario son iguales que los de la cuenta bancaria. No te preocupes: siempre es un monte muy pequeño, cerca de un sol, dependiendo de la empresa. Cuando la verificación esté hecha, el dinero será transferido a tu cuenta bancaria dentro de unos minutos.

Este proceso realmente corta el tiempo de realizar el pedido. Lo que anteriormente demoraba algunos días, ahora puedes hacer en tan solo unos veinte minutos, y claro que en algunos momentos urgentes ese tiempo hace toda la diferencia.

¿Cómo prepararse bien?

Si decidiste pedir un préstamo en cuotas, lee con cuidado el contrato y las condiciones. Ahí pueden estar escritas informaciones importantes para tí, como los intereses o el gasto total del préstamo. Busca la información relevante para tu presupuesto en los siguientes meses: las reglas y las fechas de la devolución de las cuotas, las consecuencias en el caso del retraso, reclamaciones. Acuérdate de siempre planificar de antemano tu presupuesto de los meses que vienen, para asegurarte que serás capaz de devolver las cuotas en tiempo. En el caso opuesto, cada retraso puede causar las consecuencias financieras, así que es importante informar a la compañía en el caso que te atrases con el pago. Muchas empresas ofrecen también la opción de la devolución rápida, lo que permite ahorrar bastante dinero de los intereses. Si tendrás la posibilidad de devolver el préstamo antes del plazo indicado, infórmate bien antes de firmar el contrato si la compañía que quieres elegir te ofrece esa posibilidad.
Para saber todos los detalles de los préstamos disponibles en el mercado de Perú, usa nuestra página de comparación donde podrás apreciar todas las diferencias y características de los productos financieros. Usando esa página, con facilidad podrás comparar cuál compañía es más atractiva para tus necesidades.